miércoles, 6 de abril de 2011

Más Allá del Imperio: Meda (I)

Hasta ahora he hablado mucho sobre el Imperio de Akkad, su forma de vida, y las razas que lo pueblan. Así que, para variar un poco, he decidido hacer una serie de entradas que hablen de una de las naciones que limitan con los dominios de Sargón. La tierra elegida es Meda, que se encuentra al noreste de Akkad, y cuya localización exacta podéis consultar en el mapa.

Esta serie, que aún no sé de cuantas entradas estará compuesta (probablemente 4 o 5) terminará con una ilustración de uno de los habitantes de Meda: los Middu, también conocidos como hombres serpiente. Ni que decir tiene que, si alguien quiere usar este material en sus partidas, darle la vuelta o modificarlo de cualquier otra manera, es más que bienvenido a hacerlo. Sólo os pido que me lo contéis en los comentarios.

Y sin más dilación, aquí tenéis la primera entrega.


Existen muy pocas sendas que permitan atravesar las Cumbres de las Tormentas, y las que hay son conocidas por muy pocos; sólo los bandidos de la zona y aquellos celosos escribas que guardan sus conocimientos como secretos de estado.

Una de ellas, conocida como el Paso del Silencio, es especialmente peligrosa. Cercana al nacimiento del Zab, es una ruta estrecha y traicionera, rodeada por acantilados cortados a pico. El mero hecho de conocer su existencia no asegura el éxito, sino que todo aquel que se atreva a recorrerla tendrá que afrontar numerosos peligros.

Deberá ser capaz de evitar la mirada del Shalash-Igi, Aquel que Posee Tres Ojos, o al menos encontrar el modo de pagar el peaje que éste le exija. También habrá de resistir la tentación de leer los textos sagrados que recorren la pared de roca, escritos en todos los idiomas que alguna vez existieron y alguna vez existirán. Tampoco deberá subestimar la más mundana, pero no por ello menos peligrosa, de las amenazas que habitan en esta senda. La que representa el Nido de los Buitres, que no hacen ascos a las presas vivas si pueden usarlas para alimentar a sus crías.

Y todo ello deberá hacerlo en silencio, sin articular una palabra, desde el principio hasta el final. Se cuentan historias sobre héroes que consiguieron llegar a tan sólo unos pasos de su destino para, en el último momento, dejar escapar una ahogada exclamación. Su periplo conoció un trágico final al ser arrastrados montaña abajo, a las profundidades de las gargantas, por una avalancha de nieve.

Pero si un viajero lograra superar todas estas dificultades y cruzar los inmensos picos que se extienden al este de Akkad, tendría el privilegio de contemplar la extraña maravilla que es Meda. Ante él se extendería una casi inabarcable meseta de cristalina obsidiana que, vista desde las estribaciones montañosas, parece un inmenso mar, negro como la noche, pero completamente inmóvil, como si el tiempo se hubiera detenido a su alrededor. Al igual que la espuma de las olas en un auténtico océano, los reflejos del sol en la superficie de la roca resaltan luminosos y brillantes, en claro contraste con la masa oscura que los rodea.

Aquel que poseyera una vista aguda podría distinguir en medio de esta superficie pequeñas masas de tierra de otros colores, grises, amarillos y rojos, así como columnas de un humo blanco que surgen con fuerza y se disipan en el aire.

Por otra parte, es poco probable que un observador se detenga en admirar estos pequeños detalles, pues su vista se vería naturalmente atraída hacia las alargadas estructuras que dominan, a lo lejos, el horizonte. Es difícil apartar la mirada de las casi increíbles Mansiones de Cristal, el hogar de los Middu, aunque a esta distancia aún no se alcance a distinguir la auténtica magnificencia de sus portentos.

10 comentarios:

Athal Bert dijo...

muy evocador .. felicidades

wachinayn dijo...

Muchas gracias. :)

dormin dijo...

Una de las frases más comunes de los aventureros en sus últimos momentos de vida suele ser "¡ATCHIS!JESÚS!... digo ¡MIERDA!" :)

Midas dijo...

Realmente interesante, deja trazas y pinceladas de una zona realmente interesante, sí señor. Ansío la segunda parte de esta serie para ir desvelando los misterios que han ido surgiendo a lo largo de la lectura.Un gran trabajo caballero.

Midas dijo...

Ah, se me olvidaba, no había tenido ocasión de ver con anterioridad el mapa de La Puerta de Ishtar, y solo puedo decir lo siguiente: Chapeau.

wachinayn dijo...

Sí, es una buena forma de tener a los jugadores calladitos durante toda la sesión. :P

Y gracias también por lo del mapa. Estoy bastante orgulloso de cómo me quedó, sobre todo teniendo en cuenta mi habilidad con el photoshop. xD

Midas dijo...

Oye una duda que me surgió ayer con la lectura del artículo y los comentarios del artículo del mapa: A los habitantes de Meda en su momento los determinaste según el uso histórico del gentilicio: Medos, y su capital quedaba enmarcada como Persépolis. Algo que me hizo saltar de alegría dado el increíble aprecio que le tengo a la civilización medo-persa. Pero al releer este artículo sobre Meda, sale el gentilicio de Middu... Mi duda no deja de ser una chorrada enorme, pero duda es al fin y al cabo: ¿Cual es el gentilicio final?¿Medos o Middu?¿Sigue siendo Persépolis la capital de Meda?

Gracias de antemano,Maese Wachinayn.

wachinayn dijo...

Antes, cuando no eran más que un punto en el mapa, los llamé Medos. Con el paso del tiempo, sin embargo, se convirtieron en lo que ahora son, y su nombre es Middu. Sin embargo, no recuerdo haber hecho nunca referencia a Persépolis (lo cual no quiere decir que no lo haya hecho). ¿Me podrías apuntar (si lo recuerdas), a dónde escribí "Medos" para corregirlo, y Persépolis, para borrarlo?

Así que no, ni existe Persépolis ni se llaman Medos. Y me temo que te vas a llevar una decepción, porque esta cultura, al menos como la creen conocer los Awilu (las cosas han cambiado recientemente), tiene poco que ver con los Persas históricos.

Estas son las cosas malas de que el blog sea de un juego en desarrollo y no terminado, que me reservo el derecho a cambiar o destruir cosas del canon en cualquier momento si creo que beneficia al juego.

Ya como dato chorras que seguro que a nadie le importa, cuando los Medos empezaron a ser los hombres serpiente (antes simplemente "no eran") busqué en el idioma Akkadio un gentilicio adecuado para ellos. En un principio empezó siendo Shibbu, que es una forma relacionada con la palabra "serpiente" en Akkadio, pero se fue modificando hasta quedar como "Middu", que conserva parte de la sonoridad y las reglas de construcción, pero recuerda más al nombre de la nación de la que son ciudadanos.

Midas dijo...

Bueno, pues fue bonito mientras duró, pero de igual manera las grandes virtudes mostradas por el juego hasta ahora compensan este ligerísimo chasco.xD

En cuanto a donde nombraste el tema de Persépolis, creo recordar que fue en un comentario del artículo del mapa, en el que alguien sugería la posibilidad de que apareciese alguien como Alejandro Magno en la campaña, y tú detallabas a modo de respuesta las vías para expandir el juego.

Pero que vamos, que cualquier civilización de este escenario me encanta, Middu incluídos, por las referencias a las serpientes, puede salir una raza interesante, así que, no te demores en el siguiente artículo! xDDDD

wachinayn dijo...

Que memoria, la tuya por buena o la mía por mala. Tienes toda la razón. Allí en un comentario lo decía.

A veces miro notas de cuando empecé a desarrollar el juego y me sorprendo de las ideas que tenía apuntadas entonces y en qué se han convertido. Parece que las hubiera escrito otra persona.

Publicar un comentario en la entrada

 

La Puerta de Ishtar Template By: SkinCorner